Postureo parlamentario

Imagen*

¿Pero cómo pueden decir que van a aprobar lo que hemos presentado nosotros si no tiene nada que ver lo que están aprobando con lo que propusimos? No se trata de un error inocente sino de una actividad bastante común entre quienes aseguran defender a los ciudadanos por una vocación de servicio público. Es el postureo político o parlamentario.

Los últimos afectados por esta práctica son las personas desahuciadas y la plataforma que defiende sus derechos (PAH). Tras presentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) apoyada por un millón y medio de firmas, la PAH ha comprobado cómo el texto final no recoge la esencia del original. Solo un grupo parlamentario, el que sostiene al Gobierno, ha apoyado la iniciativa. Su mayoría absoluta en el Congreso le ha servido para aprobarla pese a la oposición de quienes la llevaron hasta allí.

Un dirigente del Partido Popular reconocía tras la imposición parlamentaria que lo aprobado no pretende buscar soluciones, por ejemplo, para quien ve reducidos sus ingresos, como si solo los parados se vieran afectados por la crisis o por las cláusulas abusivas de los préstamos hipotecarios.

Al mismo tiempo, un portavoz del grupo popular aseguraba haber aprobado el texto mirando a los ojos a miles de afectados. No serían los de la PAH, que reclamaron retirar la ILP ante lo que consideraban que suponía desvirtuar flagrantemente su iniciativa.

El postureo político se repite incesantemente ante la necesidad de muchos políticos de aparentar algo de cara a la galería social sin comprometerse en lo legal, que es para lo que ocupan sus escaños. Ha pasado en la reclamación de una financiación autonómica más justa, en la petición de planes hidrológicos y transvases, en la exigencia de una solución para los preferentistas, en la propia ILP que exigía la dación en pago

Este vicio de difícil justificación democrática no solo ha llevado a la PAH a intentar retirar su propia ILP, también ha obligado a muchos grupos parlamentarios a votar en contra de aquellas propuestas que poco antes ellos mismos habían formulado.

El postureo parlamentario lo ejerce habitualmente quien tiene mayoría absoluta. Es quien puede modificar una iniciativa incluyendo, por ejemplo, reclamaciones a un gobierno anterior, casualmente del partido que ahora propone el texto.

Este tipo de comportamientos nos lleva a la reflexión. Cuando una sociedad atraviesa por uno de los momentos más duros de las últimas décadas, quienes tienen la responsabilidad de velar por el interés de los ciudadanos ¿están capacitados para hacerlo? ¿Priorizan las necesidades de la sociedad o los intereses de sus propios partidos políticos? ¿Recuerdan que la política no puede ser una pose sino un servicio público?

*Foto: estrelladigital.es

Anuncios

2 comentarios en “Postureo parlamentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s